Lo que un farmacéutico digital debe saber sobre SEO

Si estás leyendo este artículo es porque quizás tienes un blog de farmacia, una web corporativa de tu farmacia o incluso una web de venta de medicamentos y/o parafarmacia, y seguramente al menos te han hablado de SEO alguna vez. Pero por si acaso no es así, comencemos por el principio. Traduciendo del inglés, el SEO (Search Engine Optimization) son los procesos relacionados con la optimización del sitio web en buscadores, es decir, aquellos que optimizan (o lo que nos interesa, mejoran) el posicionamiento de nuestras urls en los buscadores: eso sí, sin pagarle directamente al buscador por salir en esas posiciones. Y entendemos como buscadores principalmente a Google, ya que en Europa se lleva más del 90% del volumen de las búsquedas, aunque está poco a poco cediendo más cuota de mercado a otros buscadores como Bing.

Entonces, retomando el tema, tienes una página web de farmacia y has oído hablar de SEO o te lo han ofrecido. Pero para no confundir términos, lo primero que deberías preguntarte es cual es tu objetivo: ¿Tener más lecturas de un post? ¿Vender más online? ¿Que más clientes online conozcan tu negocio? Seguro que en ninguno de los casos, tu objetivo final es salir el primero en la página de Google. Entonces vamos a darle la importancia al SEO que tiene, que es mucha, pero solo como una de las varias herramientas que podemos usar para conseguir nuestro objetivo estratégico de desarrollo de negocio.

Antes de proseguir, aclaremos la diferencia entre tráfico (visitas) y conversiones (lo que hayamos definido como conversión, que puede ser desde una llamada a mi negocio, una venta online o una suscripción a una newsletter) y para ello valga un símil: para que los clientes entren a comprar esa crema a tu farmacia debes tener un buen cartel exterior, pero si entran y la farmacia les da mala imagen, se van a dar la vuelta y se van a ir a comprar a otro sitio. Eso mismo pasa en internet. Atraer a los usuarios es importante, pero es solo la primera parte.

Entendido eso, es hora de centramos en el SEO, es decir, cómo mejorar el posicionamiento de tu página: lo que debes saber y no debes olvidar para establecer tu estrategia de marketing digital. Lo primero, mejora la velocidad de carga de tu página (según Google a partir de mayo será crucial para el posicionamiento en búsquedas realizadas a través de dispositivos móviles). Es decir, búscate un buen servidor y asegúrate de que el desempeño de tu web esté optimizado. La optimización del desempeño de una página web, llamada WPO (Web Performance Optimization) consiste principalmente en comprimir al máximo el código fuente y optimizar las imágenes. Segundo, tu web debe estar optimizada para dispositivos móviles, es decir, tu web debe ser responsive. Google no penaliza a los sitios no responsive, pero da prioridad a los que lo son, que viene a ser la misma consecuencia.

Y ahora ya puedes ponerte a definir la estrategia de contenido de tu página, que seguramente es lo que hayas oído más en relación con el SEO. Asegúrate de que la estructura de tu web esté optimizada a lo que buscan los usuarios (haz keyword research) y establece una estrategia de enlaces (linkbuilding). No te olvides de optimizar los snippets (lo que muestra Google como resumen junto a la url de tu página) para asegurarte el tráfico.

Todo esto, que se escribe muy rápido en un artículo, supone muchas horas de trabajo, por lo que poder confiar en buenos profesionales SEO es fundamental. Asegúrate de que la estrategia que defines con los profesionales SEO, es una estrategia limpia: piensa que Google es un buscador que compite cada vez más en el mercado, por lo que su objetivo principal es ser mejor que su competencia, es decir, ofrecer las mejores respuestas a los usuarios. Seguir las políticas de Google siempre será conveniente a largo plazo así que olvídate de atajos que pueden costarte duras penalizaciones.

Por último, no pierdas tu identidad de marca: debes encontrar una solución de compromiso entre la optimización SEO y la estrategia de branding, porque como hemos dicho al principio, el fin último es siempre la conversión, no el posicionamiento.

Leer todos los artículos escritos por Amapola

Deja un comentario