Google My Business como herramienta de la farmacia digital

Hace tiempo que las farmacias podemos vender medicamentos de uso humano no sujetos a receta a través de internet. Distafarma recoge hoy cientos de farmacias españolas acreditadas para la venta online de estos medicamentos, farmacias que han entrado en el proyecto de venta digital motivadas por promesas de incremento de ventas o por inquietudes de desarrollo digital de sus directores. Como he comentado en otros artículos, las propias características del sector digital y de la oficina de farmacia hacen que la venta online de medicamentos no pueda suponer una panacea de incremento de ventas para la gran mayoría de las farmacias, pero sí que puede ser un servicio interesante de la cartera de servicios a disposición de nuestros clientes.

Pero digitalizar tu farmacia no pasa necesariamente por hacer una página de venta online. Digitalizar un negocio consiste en general, en adaptarlo al mundo digital y ahí, indiscutiblemente, lo primero que debemos hacer es acudir al rey de internet, Google. Y lamento ser tan imperativa, pero es que, se quiera uno digitalizar o no, es rotundamente necesario tener una página de Google My Business (antes llamado Google Places), al menos mientras Google siga teniendo el monopolio de las búsquedas por internet y crear la cuenta siga siendo gratuito.

Para los más reacios, hay buenas razones (y algún que otro hándicap) por las que uno debe crear una cuenta de Google My Business. Lo primero que quiero destacar es que nos ofrece una amplia visibilidad digital que nos ayuda a atraer a clientes potenciales. Esta visibilidad se ofrece de dos formas, a través de la ficha o a través de la ubicación. Me explico:

  • Ficha del negocio: cuando un cliente teclea en el buscador el nombre de tu farmacia, aparece en la parte derecha de la página de resultados la ficha de tu farmacia, que consta de información de tu empresa, fotos, horario y reseñas escritas por tus clientes. Las reseñas son muy importantes, porque si son buenas, aumentan la confianza de potenciales clientes en nuestra empresa, y si no son buenas, las podemos usar para mejorar el servicio. Aunque aquí hay una primera limitación: ¿y si las reseñas malas son falsas? De momento, Google no está preparado para darnos una solución, así que nos queda sólo desdecir contestando a la reseña con educación.
  • Ubicación del negocio: cuando un potencial cliente busca una farmacia en Google Maps (por ejemplo, cerca de su ubicación) aparecerá la cruz de tu farmacia en el mapa de Google junto con el resto de farmacias de la zona (es decir, si no estás ahí, tu competencia se queda con esos clientes). Si el cliente pincha sobre el icono de tu farmacia, se abrirá la ficha con la información e indicaciones precisas para poder llegar a pie, en coche y en transporte público, es decir, facilitamos a los clientes que lleguen a la puerta de nuestra farmacia.

En segundo lugar, tener una ficha de negocio de Google My Business nos proporciona branding digital, ya que añadimos información de la empresa y fotos (incluyendo nuestro logo, fotos de la farmacia o fotos del equipo) que refuerzan nuestra imagen de marca local. Y es que, aunque nos cueste digitalizarnos, el futuro parece que será cada vez más digital, y llegará un momento en que no tener presencia digital reste, al usuario, confianza en nuestra farmacia (si es que ese momento no ha llegado ya).

En tercer lugar, si tienes además una página web corporativa o un blog, tener una ficha de negocio de Google My Business te mejora el posicionamiento orgánico (y más si incluyes el enlace de tu web o blog en la ficha), porque a mayor presencia digital, mejor posicionamiento orgánico y en este caso, además, quien te está enlazando es Google.

Por último, señalar que al crear la ficha (lo que ahora Google llama tu “página de marca”) se enlaza con otra parte del universo de Google, que incluye a las redes sociales Google Plus y YouTube, que pueden ayudarte a acercarte a esos clientes que sean fans de tu farmacia y que usen dichas redes sociales.

Antes de terminar, hablemos un poco del lado oscuro. Ya hemos introducido las reseñas u opiniones que la gente puede escribir de tu farmacia. Google ha decidido que va a objetivar con un ranking del 1 al 5 esas opiniones subjetivas (aunque numéricas) de nuestros clientes, dándonos una nota media, es decir, etiquetando esa imagen de marca. Mientras que nuestra nota media se ajuste a la realidad, no hay mucho inconveniente, pero si no se ajusta, podría haber consecuencias para nuestro negocio. Además, no podemos olvidar que nuestra cuenta genera muchos datos y que, lógicamente, Google (que es una empresa privada con accionistas a los que repartir beneficios periódicamente) se beneficia de toda esa información.

Resumiendo, crear una cuenta en Google My Business es sencillo, rápido, gratis y aporta, por el momento, muchas más ventajas que inconvenientes. Hoy supone una herramienta necesaria para presentarnos en internet o fortalecer nuestra presencia digital. Por tanto, mi recomendación es que si no tienes aún una cuenta de Google My Business, la hagas cuanto antes (https://www.google.es/business/go/) y, muy importante, mantenla siempre actualizada para informar a tus clientes del horario de apertura, de las guardias y de los periodos vacacionales.

Leer todos los artículos escritos por Amapola

Deja un comentario