Impresoras 3D y su aplicación en salud

A estas alturas todos hemos oído hablar de las impresoras 3D y que están siendo una autentica revolución, con ellas podemos crear desde objetos sencillos o partes del cuerpo humano, hasta la construcción de edificios enteros.

Se han puesto de moda y ya las podemos comprar en páginas online específicas y grandes superficies, pero ¿somos conscientes realmente lo que estas impresoras pueden cambiar nuestras vidas?

Vamos a centrarnos en el uso de estas impresoras en el campo de la salud, donde muchos analistas de la industria de impresión 3D predicen que los usos de esta tecnología en la medicina van a ser de los más importantes.

Actualmente ya han revolucionado el campo de las prótesis (audífonos impresos en 3D) y en el campo de la odontología (coronas dentales).

Entre los progresos de estas impresoras 3D está también la posibilidad de crear órganos (riñones, corazones…) para ser trasplantados, de hecho investigadores trabajan en utilizar la tecnología de las impresoras 3D para crear tejidos humanos. En España, ya se ha conseguido implantar con éxito un esternón y unas costillas obtenidas con una impresora tridimensional.

Sin embargo donde está tomando más forma las aplicaciones de estas máquinas es en la industria farmacéutica.

Pongamos un ejemplo: estas impresoras 3D permitirían imprimir pastillas personalizadas directamente en la farmacia, por ejemplo un paciente que toma unas diez pastillas al día tiene muchas probabilidades de olvidarse o tomar la dosis equivocada. Con la llegada de esta impresora el médico va a poder indicar exactamente la combinación de medicamentos y en qué dosis debería tomar el paciente, y la farmacia se ocuparía de imprimir una sola pastilla que contenga todos los tratamientos indicados para esta persona.

De hecho la FDA ha aprobado la producción en impresoras 3D de un medicamento para la epilepsia llamado Spritam. Se utiliza una serie de capas con los polvos (medicamento) que van conformando las pastillas de una manera más compacta y en dosis precisas, además la composición hace que el medicamento se disuelva de forma mucho más rápida y es posible ajustar la dosis con pastillas de mayor o menor tamaño según las necesidades del paciente, todo ello en cuestión de minutos y a un coste mucho más reducido.

¿Creéis posible una personalización de los medicamentos a través de estas impresoras?

 

One Response to Impresoras 3D y su aplicación en salud

  1. Pingback: Impresoras 3D y su aplicación en salud -...

Deja un comentario