Mamá quiero ser artista. La Tecnología y el empleo.

Hace unos días en Almería, la delegada de la Junta de Andalucía, médico, me mostraba sus temores ante la digitalización en relación al papel de los sanitarios en el futuro.

Según del World Economic Forum se van a crear 2.1 millones de puestos de trabajo y desaparecerán 7.1 millones. La cuestión es cuales van a desaparecer porque acertar en las nuevas profesiones me parece difícil.

Pedro Biurrun nos cuenta en su blog el impacto de la digitalización en las cifras de empleo, con un cálculo curioso, podemos consultar en Financial Times si nuestro trabajo puede ser sustituido por un robot. Si consultamos el apartado de Salud, nos encontramos con que 15 de cada 62 actividades pueden ser desarrolladas por robots, como: mantener el inventario de suministros, analizar datos de los pacientes, mantener registros, etc. En cambio, no podrán colaborar con otros profesionales sanitarios para prescribir tratamientos, dirigir investigaciones, representar a la profesión, supervisar al personal, coordinar actividades, etc.

Yo quiero pensar que la tecnología nos tiene que ayudar en las tareas de poco valor, en las que el ser humano aporta solamente mano de obra. Parece obvio que va a afectar más a los trabajos poco cualificados.

Mejor estar preparados si queremos ser atractivos para los reclutadores. Así necesitaremos “tener un  perfil multidisciplinar, con una gran polivalencia, creatividad, capacidad analítica y orientación a resultados, así como una visión estratégica, proactiva y adaptación al cambio”. Es decir, ser verdaderos camaleones profesionales.

Respecto al trato personal, quiero ser optimista. La tecnología nos debería ayudar a preparar los datos para que podamos personalizar nuestros contactos. Si tenemos todos los datos ordenados, podremos realizar una mejor aproximación a la persona. El profesional sanitario no debería perder tanto tiempo en rellenar expedientes, en introducir mediciones, en registrar, en labores administrativas, y dedicar todo ese tiempo a mirar a los ojos a la persona y atenderle.

En la Global Robot Expo que se celebró en Madrid se mostraban las últimas novedades en un sector que promete grandes revoluciones en los próximos años.

Existen ya hoy en día robots que asisten y dependen de los cirujanos para la realización de intervenciones quirúrgicas. Seguro que a muchos nos viene a la mente el sistema Da Vinci , con más de 12.000 intervenciones en España en 7 especialidades quirúrgicas (cirugía ginecológica o en prostactectomía), aunque hay otros ejemplos. También empiezan a surgir otros robots capaces de realizar pequeñas intervenciones de forma totalmente autónoma y sin necesidad de intervención del cirujano, como en el caso de suturas o incluso en los sistemas de corrección de la visión.

Una de las mayores utilidades de este sector es el campo de la rehabilitación de personas con problemas de movilidad. Me ha llamado la atención uno que es Veebot, aunque está en etapa de desarrollo, quiere ser el primer robot en extraer sangre y poner líneas venosas sin errores y con el mínimo dolor posible…

Ahí lo dejo.

Sofía Azcona

2 Responses to Mamá quiero ser artista. La Tecnología y el empleo.

  1. graciela sabattini

    Sofia, me parece muy interesante tu nota . El perfil camaleónico que deberemos tener los profesionales y la adaptabilidad a los cambios, será lo que marque las diferencias, ya que siempre pensé que las personas con ese valor , son las que más versátilmente viven, trabajan, gozan y superan estándares,.

Deja un comentario