Posición de las Farmacias ante las TICS y el MOBILeHEALTH

España será en el 2050 uno de los países más envejecidos del mundo. El incremento de la esperanza de vida junto con un aumento de los pacientes crónicos en un entorno económico todavía incierto hace necesaria la búsqueda de nuevos modelos de gestión sanitaria.

Las TICS y concretamente la MobileHealth pueden aportar grandes soluciones en la optimización de los distintos recursos socio sanitarios, así como en un incremento de la calidad de vida del paciente crónico polimedicado.

En cinco años más de 500 millones de personas (un tercio de los usuarios de un Smartphone) de todo el mundo recibirán asistencia médica a través de apps.

Accenture estima que el negocio de la eHealth alcance los 15.000 mil millones de dólares en el 2017.

Ante este nuevo reto ¿cómo va a posicionarse la oficina de farmacia?

Como farmacéutica tengo plena confianza en el gran papel que desempeña la farmacia en la sostenibilidad del sistema sanitario. Sin embargo es paradójico que dada la gran aportación que damos los farmacéuticos al sistema, nuestra visibilidad ante los agentes sanitarios sea cuanto menos, secundaria. En el ámbito tecnológico pasa exactamente igual.

En los diferentes congresos sobre nuevas tecnologías y su aplicación al paciente crónico, es difícil observar la presencia de algún ponente que nos represente, y no digo una persona de la industria farmacéutica, sino de la oficina de farmacia.

En estos congresos se pone el acento en la monitorización, videoconferencia, weareables, big data, y se  están olvidando de la adherencia farmacológica, el rol de la farmacia en la distribución de estos productos, así como el papel por parte de las oficinas de farmacia en el control de distintas patologías crónicas a través de las nuevas tecnologías.

Somos nosotros los que tenemos más cercanía con este tipo de pacientes y uno de los que más conocemos sus necesidades reales. Es por ello que el papel del farmacéutico será esencial tanto en la conceptualización de diferentes soluciones tecnológicas como en la distribución de las mismas.

Estamos ante una revolución tecnológica sin precedentes en el campo sanitario, la irrupción de las tics van a suponer un antes y un después a la hora de entender y gestionar nuestra salud. También supone una gran oportunidad para la oficina de farmacia al establecer nuevos canales de comunicación con nuestros pacientes.

A través de estos nuevos canales podemos ofrecer a nuestros clientes un abanico de servicios distintos a la mera dispensación.

Seamos actores principales y no secundarios en esta nueva revolución tecnológica, abanderemos este cambio y tomemos la iniciativa. La farmacia tiene mucho que decir y aportar.

 

e-xperto-begona-barturen-farmaceutica

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario