De qué hablamos cuando hablamos de Inbound Marketing

Hace ya algún tiempo que llegó a nuestras vidas el hoy famoso inbound marketing, pero realmente, ¿sabemos qué significa?, ¿entendemos sus procesos?, ¿comprendemos realmente su potencial?, y sobre todo, ¿sabemos cómo construir una buena estrategia de inbound marketing y cómo implantarla desde nuestra farmacia?

Comencemos por explicar que el inbound marketing es una metodología de marketing que usa diferentes disciplinas digitales para acompañar al usuario de principio a fin en el proceso de compra mediante contenido relevante para él.

Pero, ¿Cuáles son las fases de todo este proceso al que nos referimos?

Toda estrategia de marketing digital cuenta con tres grandes fases o etapas:

  • La primera es la adquisición de clientes o de datos de potenciales clientes (usuarios), a través de tácticas digitales como por ejemplo el SEO, la publicidad display o las redes sociales.
  • La segunda fase se centra en la de gestión de los datos de clientes o de usuarios mediante su análisis y cualificación. Para el primer caso, conseguir que los clientes te compren más y mejor, y en el segundo caso, el de la gestión de los datos de los usuarios, para conseguir que finalmente, gracias a saber más sobre un usuario, convertirlo en cliente.
  • Y por último, estaría la fase de desarrollo de clientes, en la que se persigue el objetivo de aumentar el valor de cliente, ya sea por una compra con mayor frecuencia y recurrencia, por un incremento del ticket medio del cliente o porque gracias a la satisfacción y fidelización de ese cliente, podemos convertirlo en prescriptor de tu marca, o en este caso, de tu farmacia.

El inbound es esa metodología que nos debe ayudar a trabajar de manera ordenada y orquestada todas estas fases mencionadas y claro está, hacerlo de la forma más automatizada posible. Para ello es clave alienar todos los canales de marketing, conectar todas las piezas del puzzle. Si los canales y herramientas que tienes en tu farmacia; una web, un canal de Facebook e Instagram, una cuenta de mailchimp para el envío de correos, un blog… van cada uno por su lado, es muy difícil poder medir y conseguir resultados.

Toda la estrategia de inbound marketing debe ayudarte a que el usuario pase por todo este “embudo” de atracción, conversión en cliente o en un usuario del cuál tengas datos de valor que poder gestionar en clave de marketing, y en conseguir fidelizarlo.

Para conseguir todo esto hay una gran máxima. Generar contenido de valor para tu cliente en cada una de estas diferentes y encadenadas fases. Para ello, es de vital importancia que conozcas muy bien a tus diferentes clientes, a los que vamos a llamar Buyer Personas, que crees en tu web, en tu blog, en tus redes sociales, contenido de calidad y orientado a las necesidades de tus clientes, y una vez tengas datos de clientes o usuarios, como el correo electrónico, seas capaz a crear una oferta personalizada para este cliente o usuario.

Internet ha cambiado la forma en las que nos comunicamos, y el marketing digital ha roto los esquemas del marketing tradicional, permitiendo una mayor segmentación, conocimiento del cliente y una mayor capacidad para llegar a él. Está en tu mano aprovechar estas oportunidades que se abren gracias a esta transformación para conseguir el objetivo permanente de todo negocio: conseguir satisfacción de cliente de forma rentable.

 

Deja un comentario