Profesionalidad, diálogo y negociación: Claves para definir el futuro de la Farmacia

Pronto se cumplirán dos años de la Declaración de Córdoba. En ella se fijó todo un decálogo de objetivos y prioridades para consolidar el futuro de la farmacia.

Pero la Declaración no es la meta, sino más bien el punto de partida de una trascendental hoja de ruta, que es preciso recorrer. Esa hoja de ruta viene marcada por una serie de medidas de fondo, que convenientemente articuladas, podrían constituir todo un Plan de Acción Farmacéutica.

Se trataría de medidas orientadas a:

  • Consensuar con las autoridades sanitarias un marco ordenado y previsible para acompasar el desarrollo de los nuevos servicios farmacéuticos al proceso de reformas que se aprueben para adecuar el Sistema Nacional de Salud al cambio de paradigma sanitario (cronicidad, envejecimiento, cuidados de larga duración).
  • Organizar y ordenar la colaboración de la Farmacia con las Administraciones sanitarias en los ámbitos de Salud Pública y de Atención Primaria a través de programas pactados, que incluyan la correspondiente compensación económica.
  • Dar prioridad a la implantación de los programas de atención sociosanitaria, domiciliaria y teleasistencia en razón a la acelerada evolución demográfica y a las necesidades especiales de las personas con discapacidad y/o dependencia.
  • Planificar el proceso de estandarización de los servicios profesionales farmacéuticos, enmarcándolos en catálogos y carteras de servicios, fijando modalidades de retribución y difundiéndolos ampliamente entre los ciudadanos.
  • Apostar por el trabajo en equipo de los farmacéuticos con otros profesionales mediante acuerdos que fomenten una cultura asistencial menos compartimentada y más colaborativa.
  • Promover la aprobación, en el seno del Consejo Interterritorial, de criterios comunes para el Sistema Nacional de Salud sobre participación de las farmacias en programas de adherencia y cumplimiento terapéutico, control de PRM, dosificación personalizada, vacunaciones, control de colesterol, hipertensión, diabetes, VIH, drogadicción y tabaquismo; promoción de hábitos de vida saludable; cooperación en problemas de marginación social, de atención a personas solas, mayores y/o con discapacidad o que sufren violencia de género. Para ello cabría aprovechar las experiencias positivas que ya se registran en diversas Comunidades Autónomas.
  • Afrontar, con mayor formación, los nuevos retos de los medicamentos biológicos y biosimilares, que ya representan el 25% del gasto farmacéutico total, y definir mejor los roles que en este campo deben corresponder a los Farmacéuticos hospitalarios y a los de Oficinas de Farmacia.
  • Estructurar mejor la oferta de servicios de cuidado personal y bienestar.
  • Impulsar un Plan Farmacéutico para la renovación de la oferta formativa, que comprenda todos los niveles, configurándolo en sintonía con los nuevos servicios asistenciales.
  • Promover la mejora de la gestión de la información en el ámbito farmacéutico, utilizando para ello las posibilidades que ofrecen internet y las redes sociales y reivindicando una amplia participación del farmacéutico y de la Farmacia en la llamada salud digital o #eHealth.

Es cierto que la Farmacia tiene ante sí no pocos retos y desafíos, pero afortunadamente, los farmacéuticos han venido mostrando en el terreno de los hechos una decidida voluntad de escribir su propio futuro y de hacerlo con profesionalidad, con diálogo y con negociación.

Estas tres son las claves que explican que se hayan podido suscribir importantes Acuerdos con el Ministerio de Sanidad y con Comunidades Autónomas. Unos sobre materias especificas (p.ej, País Vasco en materia de atención domiciliaria o Murcia sobre Atención Primaria), en tanto que otros tienen un contenido más abierto y más general (Acuerdo Marco de Madrid).

Por todo ello, estoy convencido de que una estrategia con prioridades bién definidas, con adecuada planificacion y basada en pactos, permitiria avanzar con paso firme hacia un tiempo farmacéutico nuevo y esperanzador.

e-xperto-julio-sanchez-abogado

Deja un comentario