Digitalización pacientes crónicos

El aumento de la esperanza de vida gracias, en parte, a las mejoras en la medicina conlleva también un incremento de la población con enfermedades crónicas.

Las enfermedades crónicas son enfermedades de larga duración y progresión generalmente lenta. Lo que lleva consigo un importante gasto de tiempo y coste económico. Algunas de estas enfermedades son tan comunes en el día a día de la farmacia como las cardiovasculares, EPOC, diabetes, y otras parece que están adquiriendo un gran auge como la celiaquía.

El objetivo sanitario es tener controlados a estos pacientes y proporcionarles una vida de calidad dentro de sus limitaciones.

Hoy en día, existen varios proyectos que intentan mejorar la condición del paciente mediante la coordinación de los diferentes agentes de salud; médicos, enfermeros, fisioterapeutas, o farmacéuticos, ya que la mayoría de estos pacientes se encuentran en un ámbito multicanal en el que es imprescindible la colaboración entre todos ellos.

Acordes a los tiempos, queremos abogar por la digitalización y la mayor implicación de los farmacéuticos en el Sistema Nacional de Salud (SNS). La importancia del rol farmacéutico recae en ser el agente sanitario más cercano a los pacientes, de confianza y accesible y de la mano de “lo digital” nos aporta un pack de completos beneficios.

Es recomendable que a estos pacientes se les haga un continuo control de su medicación, seguimiento de la adherencia y asesoramiento personalizado y adecuado a su patología que además suele conllevar una condición de polimedicación.

Para ello os damos varios consejos sobre digitalización que pueden ayudar tanto al farmacéutico en su labor como agente de referencia como al paciente crónico.

  • Comunicación interprofesional: Varios estudios han demostrado que mediante una colaboración basada en medios tecnológicos entre profesionales se han reducido los ingresos hospitalarios y mejorado la calidad de vida del paciente. Una buena comunicación con el centro de salud y/o con el cuidador facilita el conocimiento de la condición del paciente crónico y por lo tanto su bienestar.
  • Asesora a tu paciente sobre su enfermedad: nadie mejor que el profesional sanitario para recomendarle webs informativas de calidad y confianza. Comunidades virtuales en las que los pacientes comparten información, establecen contactos y estrechan lazos.
  • Monitoriza a estos pacientes para realizarles un correcto seguimiento y control de su salud: al ser pacientes crónicos y polimedicados la mayoría de ellos deben controlarse constantemente, haz un registro virtual que te permita enviar notificaciones a los pacientes con herramientas tecnológicas que te ayuden y aseguren esa información.
  • Asesoramiento de hábitos de vida: existen numerosos wearables y apps que pueden ayudar al paciente o al cuidador a llevar una dieta saludable, controlar el ejercicio, o recordar las tomas de medicación, que además les motivarán y ayudaran a la mejora de los mismos.

Plataformas tales como Destino Salud aportan una mejora en el seguimiento de los pacientes crónicos que reportará un aumento de su calidad de vida.

Para mas información www.destinosalud.es.

Deja un comentario