Errores a evitar a la hora de administrar un blog

Errores blogHacer un blog puede parecernos muy fácil y ameno, y realmente puede serlo. Pero hacerlo de forma descuidada puede llevarnos a cometer errores que lleven a que en lugar de atraer lectores, el contenido ahuyente las visitas de los internautas. Aquí lanzamos una lista de motivos que se pueden dar a los visitantes para provocar su deserción de entre los fieles a la bitácora:

– Que tarde demasiado en cargar. Las estadísticas dicen que si una página tarda varios segundos en abrirse, un elevado porcentaje de internautas, impacientes, la cerrarán antes de que el proceso haya concluido. Hay varias formas de optimizar la velocidad de carga de una web, aunque la más eficaz normalmente es contratar un servicio de Red de Entrega de Contenidos (CDN).

– Un blog de apariencia confusa donde se tarde en encontrar sus elementos o donde la lectura no sea cómoda. A menudo, en Internet, la primera impresión puede ser la última. Un diseño cuidado, sencillo y optimizado para facilitar las cosas resulta mucho más atractivo que un blog recargado que requiera un manual de instrucciones para navegarlo.

– No conocer al visitante medio. Si no puede responder a los intereses del perfil de visitante intermedio de la bitácora, los lectores, como en una trágica historia de amor fallido, se irán con otro blog.

– No responder a los comentarios, dudas o sugerencias de los lectores, tratarles como una masa. Es una forma segura de garantizarse que vayan a buscar otro sitio donde reciban un trato más personal.

– No encajar bien las críticas tampoco es una buena forma de mejorar nuestra imagen o la del blog a ojos de los internautas. Es cierto que hay críticas constructivas y destructivas, pero hay que aceptarlas todas, dentro de lo razonable, y tomarlas en consideración como pistas sobre cosas que se pueden mejorar. Y en última instancia, recordar que nunca llueve a gusto de todos.

– Escribir entradas muy largas. Hoy en día el tiempo libre es un privilegio que la gente intenta exprimir al máximo. Dicho de forma más sencilla: la gente tiene prisa. Los textos claros, cortos y concisos siempre van a tener una mejor acogida, y un titular atractivo ayuda enormemente.

– No facilitar métodos de suscripción, como una lista de email a la que apuntarse o, al menos, un feed RSS. Por muy bueno que sea el blog, la gente no siempre va a estar pendiente de buscarlo o no se va a acordar en determinado momento, incluso si lo guardan en sus marcadores. Con una suscripción las novedades les llegan directamente, creando un efecto de llamada de lectores hacia el blog.

Deja un comentario