Nuevos clientes llegan a tu Farmacia, pero ¿cómo?

Dentro de un buen plan de gestión, hay que tener en cuenta qué clientes potenciales tenemos en la zona, lo cual estará determinado por la zona en que tengamos nuestra oficina de farmacia, y cómo podemos atraerles con el objetivo de ser útiles tanto para ellos como para la oficina.

Es importante, por tanto, planificar con tiempo y en función de nuestro perfil de cliente, un plan de captación donde se realice un marketing de entrada. Este marketing de entrada ha de consistir, en resumen, en diferenciarnos claramente de los demás, dándole al paciente algo nuestro para que el nuevo paciente vuelva, una, dos y todas las veces posibles. El objetivo no ha de ser, lógicamente, la simple obtención de nuevos clientes, sino la fidelización de los mismos.

Para realizarlo, se pueden tener en cuenta una serie de recomendaciones que normalmente ayudan en este objetivo:

1.- Transmitir que la farmacia “da más”. No sólo hay que diferenciarse a nivel de nuestras ofertas o promociones. La Farmacia es la primera línea de prevención de la salud. Un trato agradable, una atención farmacéutica completa y un control o invitación a control de los parámetros de la salud, pueden ser un buen aliciente.

2.-Especialización: es importante disponer de personal cualificado, preparado y formado, un personal que es capaz de solucionar cualquiera de las cuestiones o dudas que el paciente tenga. Se sentirá escuchado, acogido y sobre todo cuidado y confiado en su farmacia.

3.- Diferenciación. No somos un negocio cualquiera. La farmacia es salud, bienestar y atención. Y debemos transmitir eso. Acompáñalo siempre con nuestro valor añadido: el consejo farmacéutico.

El cliente que entre por la puerta ha de saber y sentir todos estos puntos, de forma que además de arropado sienta que puede volver en cualquier momento a un servicio de salud que le brinda alternativas (ventas cruzadas, atención farmacéutica, prevención) y que se preocupa por su bienestar.

 

 

Deja un comentario