Redes sociales de pacientes

redes pacientesEn los últimos años, Internet ha colonizado, probablemente para quedarse, casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana y la salud no podía ser menos. En cuestión de menos de una década las cifras de las consultas en la red de temas relacionados con la salud y sus problemas se han multiplicado exponencialmente.

A raíz de este fenómeno se crean las redes sociales de pacientes, pero ¿sabemos qué son?

Se trata de redes que parten de un interés o denominador común, en este caso una enfermedad. Son particularmente populares los sitios que tratan enfermedades crónicas como la diabetes o la epilepsia, los que tratan con diferentes tipos de cáncer y los que se centran en las llamadas “enfermedades raras”, de las que a menudo no se dispone de mucha información y, por lo tanto, compartirla entre los afectados es vital.

Estas redes van orientadas tanto a pacientes o afectados como a los propios profesionales farmacéuticos, y ofrecen una oportunidad única para enriquecer la investigación y el tratamiento de múltiples afecciones. Esto es gracias, en parte, a la presencia de los citados e-pacientes, que están más informados y son más proactivos con respecto a sus enfermedades, llegando a involucrarse incluso en investigaciones y estudios acerca de la dolencia que les afecta o interesa.

No obstante, al ser redes sociales, no se limitan a ofrecer un espacio común de intercambio como se hacía, en los principios del e-paciente, con listas de correo electrónico o foros, sino que las redes sociales tienen una oferta más amplia con la que atraer e integrar a pacientes en su seno: aplicaciones, apps de móvil, newsletters, centros de control de datos y de seguimiento…

Los beneficios de las redes sociales de pacientes son variados y evidentes. En primer lugar, estas redes eliminan el factor de incertidumbre que tiene una búsqueda de información en Google sobre una enfermedad en particular.  Precisamente el hecho de ser una plataforma donde se comparte información y participan profesionales, que son otras dos ventajas de las RSP,  permite consultar y certificar la validez de hipótesis o tratamientos alternativos que se puedan haber encontrado buceando en la red. Por último, estas redes mejoran también el espacio de diálogo entre paciente y sanitario, aproximándolos y favoreciendo un clima de comunicación y confianza que facilita la relación entre ambos.

Deja un comentario