La humanización ya forma parte del discurso sanitario habitual. Es un referente obligado, cuya significación todavía no es cuestión pacífica.  A veces aparece como un factor propio de una moda de buenísimo o de políticas para la mejora de la imagen asistencial.