La obligación de cobrar las bolsas de plástico convencionales en las oficinas de farmacia y su prohibición total para enero de 2020 ha llevado a muchos boticarios a buscar alternativas más ecológicas y solidarias para entregar a sus clientes/pacientes.