Evolución e importancia de un buen sistema de compras.

Con el paso del tiempo las farmacias han ido evolucionando con sus sistemas y metodologías de compra. Esta evolución es clave para una buena gestión de la farmacia y su rentabilidad.

Antes de que las farmacias estuvieran informatizadas, los sistemas de gestión de compras eran sumamente rudimentarios. El más común consistía en establecer una etiqueta en aquella caja que indicaba el momento en el que se debía hacer el pedido de esa referencia. La cantidad a pedir dependía del responsable de las compras que hubiera en la farmacia. De memoria debía valorar todo lo que puede afectar a una decisión de compra, cosas tales como la rotación de un artículo, la estacionalidad, el margen, la evolución de las ventas e incluso el espacio del que se dispone en ese momento.

Cuando se produce el gran paso de la informatización se traspasa ese sistema, rudimentario pero útil, a los sistemas informáticos. De esta forma llegamos a establecer un mínimo y un máximo fijo. Este sistema, sin duda, daba respuesta a las necesidades de las farmacias de ese momento. Se comercializaban menos referencias, había menos movilidad entre los clientes, no había otros mercados, la rotación de la farmacia era mucho más lineal y consecuentemente era mucho más asequible el controlar la evolución de cada una de las referencias que se trabajaban en la farmacia.

El tiempo ha ido pasando y con él ha crecido el número de referencias que se comercializan, ha aumentado la publicidad y los medios por los que los distintos artículos llegan a los clientes, aparece el marketing en internet, se produce un cambio en los precios y las preferencias de los clientes. Todo esto conlleva una serie de cambios en el mercado farmacéutico.

El sistema más óptimo de hacer un pedido ya no depende de la retentiva y percepción que tenga la persona que se encarga de las compras en la farmacia. Tampoco son validos los niveles estáticos en la ficha de cada artículo. Todo es mucho más ágil y dinámico.

Los clientes buscan, cada vez más, la inmediatez. Mientras que el farmacéutico tiende a optimizar al máximo su inversión económica. Cada vez es más difícil conjugar ambos intereses y la informática especializada en el sector de la farmacia no puede volver la mirada a esta situación. En este nuevo contexto, pasa a ocupar un lugar crítico, el momento en el que se decide adquirir un artículo. Hacer compas erróneas provocan tener un volumen alto de artículos inmovilizados y un bajo índice de rotación.

Por este motivo Farmanager, el software que ofrece Cofares, ha pensado un proceso innovador y totalmente diferente a lo existente en el mercado de los software informáticos del sector farmacéutico.

Dispone de un proceso de compras optimizado y dinámico que automáticamente en función de la rotación de los artículo, la evolución en las ventas, los días para los que se está abasteciendo, la estacionalidad y otros muchos parámetros, calcula el stock mínimo y la cantidad a pedir de cada referencia en cada pedido.

Así, las compras en Farmanager, se adaptan a la realidad objetiva de la farmacia valorando la evolución de sus ventas, las necesidades y demandas de sus clientes, de forma que regula y optimiza el stock de la farmacia.

Deja un comentario