Validación de Apps

En breve podremos ver como las oficinas de farmacia prescribirán apps de salud a sus pacientes para un mejor seguimiento y control de sus patologías crónicas.

A través de estas aplicaciones prescritas por el farmacéutico los usuarios registraran sus variables de salud que serán controladas por un equipo médico, mejoraran sus hábitos alimentarios, garantizaran su adherencia farmacológica y los convertirán en pacientes responsables.

En EEUU la compañía Kaiser Permanente ha probado con rotundo éxito el uso de Apps de salud entre sus asegurados. Los resultados han sido excelentes, dichos pacientes van menos a consultas medicas y sus variables de salud mejoran considerablemente.

Según datos de la consultora PwC, aprovechar la posibilidad que ofrecen los Smartphones en la prevención y tratamiento de enfermedades podría suponer un ahorro de unos 100.000 millones de Euros al año en la Unión Europea, 10.000 de ellos en España.

Teniendo en cuenta el panorama que se cierne sobre el sistema sanitario, ante un envejecimiento creciente y una mayor esperanza de vida, se hace necesaria la introducción de las nuevas tecnologías que mejoren y optimicen los recursos sanitarios y faciliten la comunicación entre el paciente y su entorno sanitario.

Las ventajas son muchas y el campo que se nos abre a los farmacéuticos es muy grande ya que nos brindará la posibilidad de ofrecer servicios complementarios a la mera dispensación, reforzando nuestro papel asistencial en el seguimiento y control de múltiples patologías crónicas.

Ahora bien, como se certifican o validan esas apps de salud en España? Existe alguna evidencia sobre la calidad, seguridad, coste efectividad de las apps de salud?

De momento no contamos con una regulación institucional en este sentido.

La Junta de Andalucía ha sido pionera en este campo, creando un distintivo de app saludable como aval de fiabilidad.

Existen otras iniciativas muy interesantes encaminadas a garantizar esa fiabilidad frente al paciente.

La Generalitat de Catalunya a través de la Agencia de Qualitat i AvalucióSanitaries de Cataluña (AQuAS)evaluará y validará tecnologías sanitarias desde una dimensión Medica, Tecnológica, Económica, Organizativa, Social y Legal. El objetivo será dotar a aquellas aplicaciones que obtengan este certificado de calidad de una validez homogénea en varios países comunitarios.

Por último, la facultad de farmacia de la Universidad de Barcelona va a iniciar un estudio con el objeto de demostrar como la utilización de una app de salud incrementa la calidad de vida del paciente y optimiza los recursos sanitarios. En este estudio intervendrán diversos centros sanitarios y oficinas de farmacia de varios puntos de España, que participaran en la monitorización y control de un grupo de pacientes crónicos polimedicados a través de esta app.

Se quiere dar una relevancia especial a la oficina de farmacia como agente prioritario en la prevención y control de este tipo de pacientes a través de las nuevas tecnologías, impulsando de esta manera la farmacia asistencial y acercándola al campo de la mHealth.

Mediante todas estas iniciativas, tanto el paciente como los agentes sanitarios involucrados tendrán la confianza y seguridad de que dichas apps funcionan y son fiables.

Me gustaría acabar insistiendo como siempre en el gran papel que debemos jugar los farmacéuticos ante esta nueva revolución tecnológica que va a cambiar nuestra manera de entender y gestionar nuestra salud.

e-xperto-begona-barturen-farmaceutica

Deja un comentario