Errores que debes evitar en el Instagram de tu Farmacia

Cada vez son más las farmacias que deciden entrar en el mundo de las redes sociales para darse más visibilidad, promocionarse y contactar con más personas más allá de sus clientes off line. También para comunicar a un mayor número de personas sus consejos farmacéuticos o para potenciar la venta online en caso de tener una web.

Si eres una de las farmacias que han empezado hace poco con las redes sociales, en este blog de Cofares Digital puedes encontrar muchos post hablando sobre cómo posicionar la farmacia en las redes sociales, cómo utilizarlas, cómo conseguir provecho de ellas para tu pequeña empresa.

Yo en este post os voy a contar algunos errores a evitar si tienes perfil de Instagram de tu farmacia y que pueden ser la razón de que no tengas muchos seguidores, de que no crezca tu perfil y, por tanto, te desilusiones y lo acabes dejando.

Primer error: No abras tu perfil de Instagram sin una estrategia previa.

Abrir un perfil de Instagram debe ser el resultado de haber pensado antes cómo quieres enfocar tu perfil, qué imagen quieres dar, a qué tipo de seguidores quieres llegar, qué tipo de fotos o vídeos vas a mostrar.

No debes lanzarte a Instagram pensando “a ver qué tal me va a ir” o “voy a probar cómo va esto de Instagram”.

Segundo error: No ser constante en tus publicaciones.

Tener un perfil de Instagram implica tener una rutina a la hora de publicar, no debes publicar sin una regularidad porque esto provoca que tu visibilidad en esta red se vea mermada y, por tanto, no crezcan tus seguidores o, los que tengas, dejen de seguirte.

Yo te recomiendo que mires las estadísticas de tu perfil. Ahí podrás ver en qué franja horaria se conectan más los seguidores, de modo que si publicas en esas horas, más probabilidad habrá de que te vean.

También te recomiendo tener una rutina, esto es, publicar cada día o, como mucho, cada dos días. No espacies más la publicación de contenidos, porque pierdes visibilidad.

Tercer error: Imágenes o vídeos poco cuidados.

Lo bueno que tiene Instagram es que es muy “visual”. No olvidemos que “una imagen vale más que mil palabras”.

En Instagram debes cuidar muy bien las fotos o vídeos que publicas, deben llamar la atención del público, sin resultar sosos ni muy impactantes, pues ambas cosas pueden producir rechazo.

Tanto si queremos hablar del blog o de consejos de salud como si queremos publicitar algún producto, debemos crear imágenes y vídeos con armonía, con un orden visual lógico, bien iluminadas, en el que resalte el elemento del que queremos hablar.

Los vídeos, por supuesto, deben estar bien iluminados, dinámicos, agradables de ver y concisos, pues el tiempo que nos da Instagram es corto y no debemos aburrir explayándonos en la explicación juntando vídeos en el perfil o en stories hablando de una misma cosa. Para publicar vídeos más largos tenemos Facebook o youtube.

Cuarto error: Tener un perfil sin armonía.

El conjunto de las fotos debe ser armonioso, no debemos publicar fotos con iluminación y estilo muy diferentes, pues los contrastes marcados provocan rechazo.

Debe haber una continuidad y orden, de modo que sea agradable y cómodo para ver. Que dé ganas de verlo entero.

Quinto error: No utilizar hashtags

Parece una tontería, pero no. Se utilizan mucho las etiquetas o hashtags en Instagram como método de búsqueda.

Existen aplicaciones que te ayudan a encontrar los hashtags más utilizados en tu campo. También puedes fijarte en otros perfiles similares al tuyo y ver qué hashtags utilizan.

Sexto error: No interactuar con tus seguidores.

Te recomiendo contestar a todos los comentarios que hagan en tu publicación, así como a los mensajes privados que te envíen. Y no sólo contestar a los comentarios, sino hacerlo en un breve período de tiempo, no pasados varios días.

Debe ser una interacción ágil y dinámica.

Séptimo error: No preocuparse de fidelizar seguidores.

Aquí también podríamos hablar del sexto error, pues si no contestamos o lo hacemos con mucha demora, ese seguidor se va a sentir incómodo, poco o mal atendido y puede dejar de seguirte.

Tampoco recomiendo inflar el número de seguidores abusando de sorteos o regalos a cambio de que te sigan, pues la mayoría de ellos no serán fieles, sólo estarán por el interés y cuando vean que no haces tantos sorteos o regalas tantas cosas, se irán. Está bien utilizar sorteos de vez en cuando, pero sólo eso, de vez en cuando, para conseguir seguidores y para fidelizar a los que ya tienes. Además, hace que sea más divertido tu perfil.

Es cierto que en el Instagram de una farmacia, como empresa que es, es positivo que el número de seguidores sea elevado, cuanto más elevado mejor, pero cuida el tipo de seguidor que quieres tener. Un seguidor fiel o un seguidor interesado.

Octavo error: No utilizar las novedades de Instagram.

Esta red está en auge, por ello introduce novedades en su empleo con frecuencia y cada vez son más las personas que la utilizan y que la saben utilizar.

Si tus seguidores ven que no evolucionas, que no empleas las novedades que ofrece Instagram, te van a ver poco implicado con esta red y se van a fijar en otros perfiles que estén a la última en las novedades de Instagram y sean más atractivos y activos.

Noveno error: No tener en cuenta la legislación farmacéutica.

Las redes sociales, en este caso hablamos de Instagram, es una continuidad de la farmacia física, por tanto rige la legislación farmacéutica.

A veces, podemos pensar que como esto no es la farmacia física, podemos hacer cosas que en la farmacia offline están prohibidas. No es así, por tanto, no podemos publicitar medicamentos que exigen prescripción médica, no podemos utilizar anuncios de nuestra farmacia según en qué Comunidad Autónoma estemos…

Décimo error: Copiar.

No hay cosa más horrorosa que no ser original. Jamás imites fotos hechas por otros.

Si vas a utilizar una foto que no es tuya, debes pedir permiso para publicarla y, si no consigues contactar con el autor, debes indicar de quién es. Pero no recomiendo utilizar imágenes ajenas, pues quita personalidad a tu perfil. Gustan mucho más las fotos o vídeos hechos por nosotros y con “nuestra personalidad”.

Por supuesto que muchas veces nos inspiramos en otras imágenes, nos pasa con todo en el día a día, pero sólo debemos hacer eso, inspirarnos. No hacer una foto “parecida”, en que cambie sólo el fondo por ejemplo, o una mínima variación en el producto o su colocación en la foto.

Lo mismo os digo con los vídeos y lo que escribimos acompañando a la imagen.

Y, como siempre, recomiendo que, si no estás seguro de hacerlo tú mismo, recurras a cursos de formación o a profesionales que pueden asesorarte tanto para utilizar y mejorar tu visibilidad en esta red como para no cometer irregularidades legales.

e-xperto-teresa-gil

Deja un comentario